DEL TRAFICO ENTRE ANTROPOLOGIA Y ARTE CONTEMPORANEO, PARTE 2: FULL DOLLAR EN ESTRECHO DUDOSO

Leave a comment

March 5, 2013 by EXCLUSIVE IMAGE OF OUR CHAIRMAN-FOR-LIFE

This slideshow requires JavaScript.

lunes 20 de noviembre de 2006

CORPORACION FULL DOLLAR
ACTIVIDAD DE NOVIEMBRE DE 2006
BOLETIN MEDIATICO

San José de Costa Rica. Sin duda el fenómeno más dramático en la escena del arte contemporáneo en el Ecuador de inicios del Siglo XXI viene dado por la colusión entre el mundo corporativo, las ciencias sociales y las prácticas tradicionalmente pertenecientes al mundo del arte. Epítome de este proceso es la Corporación Full Dollar, una empresa cuyos orígenes distan de ser esclarecidos hasta ahora tanto por la Superintendencia de Compañías como por el Servicio de Rentas Internas, amén de los curadores y curadoras medianamente sofisticados del medio (los más reputados, sin embargo, ya tienen algunas pistas). Sus prácticas distan de enmarcarse dentro de las actividades manuales del arte, lo cual no es ninguna novedad en el arte contemporáneo pero suena bien a la hora de la redacción de este boletín mediático. De hecho, su Presidente se vanagloria de operar como “una verdadera máquina de ideas, nociones, categorías y conceptos y también uno que otro prejuicio que trabaja 24/7, 7/7, 365/12” pero nunca ha pintado un cuadro, tallado una escultura o editado un video. Las pocas fotografías que se le atribuyen a su autoría, se sabe, han sido retocadas y/o manipuladas digitalmente por acuciosos profesionales que prefieren permanecer anónimos para no perder sus trabajos oficiales. Para brindarle un halo más enigmático a esta empresa, Full Dollar se define como un proyecto de antropología y no de arte, lo cual le ha causado animadversión en ambos campos, los primeros porque lo consideran un impostor y los segundos por no ser suficientemente serio y sí ser nada políticamente correcto.

This slideshow requires JavaScript.

Con motivo de su más reciente invitación internacional, el más alto ejecutivo de la empresa en ciernes –su Presidente Vitalicio— convino en brindar una entrevista telefónica, resguardando así su privacidad como le es, dicho sea de paso, característico. Su cautela frente a la excesiva exposición mediática añade, sin duda, una capa adicional de misterio a sus ocasionalmente también herméticos mensajes. Para descifrarlos la transcripción de la entrevista que sigue incluye una versión anotada de la misma realizada por un conjunto de académicos asignados a una tarea que demanda, sin duda, de los rigores multidisciplinarios. Se presume, por los datos consignados fragmentariamente, que ésta tuvo lugar en el cuarto piso de algún hotel de relativo lujo en esta capital. Se desconoce, sin embargo, la autoría de la misma aunque es claro, por la complejidad de las preguntas planteadas al Presidente, que se trata de alguien conocedora de los alcances multinacionales de Full Dollar.

ec_andra_02_im

Presidente Vitalicio de la Corporación Full Dollar
X. Andrade
Ecuador 2007

Una consulta por internet nos lleva a un detalle de las actividades mensuales que desarrolla la empresa que Ud. dirige y lo continuará haciendo de por vida en tanto es su Presidente Vitalicio. Las mismas incluyen iniciativas tradicionales, como por ejemplo la inauguración de una galería, y otras un tanto heterodoxas como artículos de gran calado académico, con decenas de notas de pie de página y referencias bibliográficas sobre el destino del espacio público, o museos personales con forma de camisa … Qué es exactamente la Corporación Full Dollar?

Somos nada. Es una tomadura de pelo elaborada de una forma tanto elegante cuanto punzante, juvenil y traviesa. En un plano más serio, es una clara prueba del poder de tres martinis triples sin haber cenado (para no mencionar los aditivos ilegales del caso). El principio es simple: hacemos arte en la medida en que estamos en la jugada del arte, no nos perdemos una sola invitación y tratamos de salir en todas las fotos en la sección sociales de los periódicos de mayor tiraje, a la manera de las grandes de la gestión cultural en Ecuador.[1] Además, nuestros discípulos nos adoran y nos celebran cualquier iniciativa que vaya precedida por el aura del arte contemporáneo, campo en el cual nos hemos felizmente insertado.[2] Nos place rodearnos de aduladores, eso es un hecho, pero no es nuestra única motivación. Pronto también construiremos la Capilla Full Dollar, se la daremos en administración a los herederos más ambiciosos pero menos creativos de la familia del Presidente, canalizaremos todos los fondos públicos en base a trincas en el Congreso, aplaudiremos la gestión de la Casa de la Cultura Ecuatoriana y del Ministerio de Educación y Cultura, y adquiriremos en bulto y a sobreprecio la chatarra pictórica dejada por los bancos quebrados para redondear las ironías y perversidades del salvataje bancario.[3] De hecho, hemos ido más allá que todas estas instituciones en conjunto al contar con una sede para artistas en residencia, abierta para dedicarse exclusivamente a la contemplación y la práctica, con 360 grados de vista sin obstrucciones hacia el mar y la playa, locación que está estratégicamente localizada en la zona de influencia del futuro Puerto de Aguas Profundas en Posorja, con lo cual contribuimos adicionalmente a la devastación ecológica de la zona y, simultáneamente, le añadimos un atractivo turístico de alcances incalculables.[4]
Por otro lado, somos todo. Estamos en la cresta de la ola del encuentro entre etnografía y arte contemporáneo y viceversa. Hay talleres y conferencias internacionales en universidades norteamericanas y la Tate Modern, por ejemplo, as we speak. Damos mucho que hablar en los círculos especializados (por buenas y malas razones, pero eso es lo de menos) y, sobretodo, brindamos empleo a una masa poblacional no contabilizada por lo vasta, a la mejor manera de la renovación urbana promovida en el Guayaquil contemporáneo. Nuestra capacidad generadora de trabajo, de hecho, sigue los mismos principios que la renovación: tercerizamos y rotamos la mano de obra de manera que defraudamos tanto al fisco cuanto a nuestros empleados, a la vez que los privamos de todo beneficio social y dispositivos de protección industrial.[5] Los aniquilamos sistemáticamente. Todo en nombre de las bondades corporativas aplicadas al arte. Para no mencionar que no declaramos impuestos, lo cual nos pone al nivel de la mejor gente en el país. Ocupamos, así, un bien ganado lugar entre diputados, banqueros y bananeros.[6]

Es por este problemático territorio que recorren las prácticas de su empresa que, quizás, haya sido criticada como “lo peor del arte contemporáneo” en Ecuador, su expresión más aberrante políticamente hablando debido a sus prácticas frontalmente reñidas con cualquier tipo de ética?

Ese es el lenguaje de los sufridores, sesenteros, deconstructores del discurso, momificadores de la metáfora, taxidermistas de la alegoría, expertos en estudios culturales, queer studies y ciencias políticas, y desocupados variopintos.[7] De hecho, estamos orgullosos de nuestro slogan más reciente: “Nunca el Arte Contemporáneo Estuvo Peor Representado”, el mismo que ha sido cerebralmente diseñado para catalizar un efecto de boomerang subliminal entre las masas críticas. Entre paréntesis, estudiosos de diseño, comunicación, semiología y publicidad se hallan reelaborando sus teorías respecto del poder del posicionamiento de las marcas una vez que hemos establecido como patrón promocional la rotación continua de nuestras consignas emblemáticas… no solamente para el Servicio de Rentas Interno somos un enigma.[8]

This slideshow requires JavaScript.

Cómo llegó la Corporación Full Dollar a ser invitada al proyecto Doubtful Strait/Estrecho Dudoso, organizado por la prestigiosa institución Teor/ética de San José de Costa Rica, un evento de amplia convocatoria internacional que incluye a 70 artistas de 28 países, entre ellos a Antoni Muntadas y Marina Abramovic y Tercerunquinto y todos y cada uno de los otros?

Nuestra fama internacional, que contrasta con el vacío que nos han hecho, salvo honrosísimas excepciones, las galerías y los museos en Ecuador por aquello de que no hay profeta en su propia tierra, llegó a oídos de prestigiosas curadoras invitadas con motivo de la edición más reciente de la Bienal de La Habana, a la cual no asistimos porque no nos dio la gana. El factor definitivo, sin embargo, creemos, fue la circulación de una postal en la que vuestro humilde narrador luce disfrazado como un aborigen feliz y contento en la época del Ecuador multicultural. (I look kinda cute, actually).[9] Creemos que fuimos invitados a Costa Rica por aquello de las cuotas étnicas, precisamente. Esa es una carta que nunca nos ha fallado en nuestras múltiples salidas internacionales. Manejamos un lenguaje globalizado y corporativo pero, cuando hace falta, una “longueada” cabe perfectamente para avanzar nuestra agenda, total la identidad no es nada más que un disfraz salvo para los trasnochados movimientos sociales y las legiones de antropólogos andeanistas.[10] De hecho, en nuestros archivos solamente reposa información relativa al artista indígena Manuel Cholango que opera muy lejos, felizmente, desde Alemania, y el resto de grupos étnicos no cuenta con representante alguno que valga la pena para ser tomado en cuenta entre los círculos establecidos. Curiosamente, tanto Cholango como el Presidente son nativos de Otavalo, dato suficiente para certificar la autenticidad de nuestros orígenes, amén de la postal en referencia.[11]

fotografia

Porque su entidad es la única que representa a Ecuador en tan magno evento?

Porque somos los únicos que estamos en algo. Ya ha sostenido Rodolfo Kronfle Chambers que somos la intervención más depurada en el medio, y Guadalupe Alvarez Pomares exclama “exquisito” cada vez que se encuentra con el Presidente en cualquier tipo de evento social –nunca la capacidad de síntesis de esta última ha resultado, a su vez, tan decidora, como lo atestiguan quienes la conocen en el circuito internacional del arte contemporáneo, y, sobretodo, sus propios escritos.[12] El silencio de otros curadores y curadoras de última generación nos resulta un verdadero premio. Gracias, nuestros pasados coqueteos con la meditación budista nos hicieron apreciar fehacientemente el poder curativo de la mirada interna.[13] Cabe mencionar igualmente que nuestro trabajo ha sido reconocido sin aspaviento alguno, claro, al punto de tener un happening mensual en la mejor galería del país, dpm arte contemporáneo.[14] Lo hemos dicho en más de una ocasión y no nos cansamos de repetirlo cada vez que estamos ebrios, osea con bastante frecuencia: la nuestra es una trayectoria única en Ecuador, punto.[15] Y lo mejor de todo es que no existe evidencia alguna de nuestra obra, ni nada que quede como legado para la posteridad. Tampoco hemos hecho exhibición alguna con obra propia. Nada. Zero.[16]

Para terminar esta sección, algún sueño no cumplido?

Sí, el de construir el árbol navideño más grande del mundo. Utilizaríamos para ello fondos públicos, incluyendo los del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo, para comprar chatarra por medio millón de dólares y colocaríamos al pie del mismo enormes cajas vacías simulando regalos para el pueblo. La tarjeta rezaría: “Para: el pueblo ecuatoriano. De: Corporación Full Dollar, Nos Place Engañaros”. Lo anunciaríamos como si hubiera sido creado con la finalidad de entrar en el registro de records mundiales de Guinness’, lo cual nos garantizaría amplia cobertura mediática y, en consecuencia, una ilusión aldeana irrepetible entre las masas ignorantes Lo eregiríamos en un lugar que fuera totalmente inapropiado, de manera que su escala luzca completamente desproporcionada. Luego, lo retiraríamos al no cumplir nuestro soñado objetivo por la ausencia de registradores oficiales, e inmediatamente aduciríamos que romper el record mundial nunca fue nuestra real intención. Estamos trabajando en ello puesto que no hay sueño que no se nos cumpla realmente. Curiosamente, de este proyecto estamos empeñados en dejar evidencia, la misma que será registrada por la prensa y distribuida por nuestros canales regulares.

Pero dicho artefacto no es una obra ya previamente realizada por un reconocido artista guayaquileño en un pasado no muy lejano?

Correcto: su conocimiento de la historia del arte es remarcable y su comentario me da la pauta para enmarcar este último proyecto dentro de nuestra filosofía corporativa: Full Dollar es Full Appropriation.[17] Ninguna de nuestras obras son originales. Es más, tal preocupación ni siquiera forma parte en el proceso de conceptualización y posterior ejecución de nuestros proyectos. No hay mayor iluminación que la que proveen los objetos, imágenes e ideas seriales. De hecho, en el pasado hemos plagiado –“recontextualizado”, sería la palabra precisa—de otros tanto textos cuanto piezas enteras o pedazos de arquitectura genérica de una ciudad. Hasta un quiosco de Mc Donald’s ha sido apropiado y el negocio marcha viento en popa. Nada de lo que hacemos es estrictamente hablando “artístico”.[18] Todo lo que hacemos no es más que antropología por otros medios, no se puede leer la obra de Full Dollar si no se leen los textos académicos producidos paralelamente. Lo que el formato académico no soporta, felizmente sí lo hace el artístico pero, claro, cada uno tiene su propio set de microprácticas. No se puede presentar un artículo policopiado como obra de arte, por ejemplo, pero sí se puede hablar de etnografía a través de las parodias que hacemos utilizando textos, objetos e imágenes. No en vano el curriculum académico de nuestro Presidente no incluye un solo curso de arte, y, por sus propias palabras se sabe que nunca ha puesto un pie en una tienda de materiales artísticos. Por contraste, se destacan su larguísima carrera en investigación social y publicaciones en antropología –la misma que incluye estudios tanto de M.A. cuanto de Ph.D. en una legendaria escuela, The New School for Social Research, que tradicionalmente se erigió como un reducto de pensamiento marxista en Nueva York.[19] Asicomo esta escuela estuvo pensada originalmente para educar a la clase obrera, el Presidente se siente muy cercano a las masas a pesar de su despótico tratamiento de la fuerza laboral envuelta en sus distintos proyectos. Ideológicamente, sin embargo, sus planteamientos son claros y el único legado que realmente deja Full Dollar son los artículos, capítulos de libros y libros que, a lo largo de las dos últimas décadas, la empresa ha impreso bajo el oscuro nombre de Xavier Andrade –el equivalente, en Ecuador, a John Smith por su naturaleza genérica y amplia distribución poblacional. Ocasionalmente, la autoría se atribuye a un tal X. Andrade, lo cual lo hace todavía más punzante y trivial. Sin embargo, todo este juego de multiplicación de identidades dista de ser una banalidad. De hecho, aquí radica la fuerza de nuestra empresa. Para entender esta dimensión es necesario atender tanto al “giro textual” en antropología cuanto al “giro etnográfico” en arte contemporáneo para situar apropiadamente las múltiples estrategias de desdoblamiento que hemos usado con la finalidad de traficar exitosamente entre distintos niveles y en diversos ámbitos. Full Dollar está exactamente en el giro de ambos giros, en el ojo deconstruido y deconstructor del huracán interdisciplinario, en el corazón del tráfico entre la antropología y el arte contemporáneo. Estas son cosas que se están estudiando as we speak en Rice University o en Manchester y East London, sitios a los cuales seguro nos invitarán de inmediato.

Clarísimo … Corporación Full Dollar se inscribe, entonces, entre las estrategias artísticas que conjugan una identidad ficticia que, a su vez, genera una nueva existencia energética, una fuerza espiritual …

Sí y no. Sí por que Full Dollar es más que la sumatoria de las partes antropología más arte. No porque de ficticia no tenemos nada, nuestra prácticas explotativas son atestiguadas por todos quienes trabajan o han trabajado en el pasado para nosotros. Lo mismo es aplicable para la marca de “Xavier Andrade” o “X. Andrade”, a través de la cual la empresa ha logrado un cierto posicionamiento en la academia ecuatoriana, la misma que, de todas maneras, es bastante más estructurada que el sistema del arte y por lo menos no existen paradojas tales como que algunas instituciones museales del país se encuentren dirigidas por quienes no tienen idea alguna y siguen pensando que “cultura es entretenimiento”. La academia, por otro lado, permite un campo de acción que depende no tanto de las conexiones sociales, el nepotismo, los cocktails y los lanzamientos de revistas de farándula (de hecho estas dos últimas constituyen las mejores actividades realizadas por algunos museos, con fondos del estado, claro, lo cual las hace más remarcables) como del progreso en el conocimiento de la realidad multicultural y de las caracteristicas del sistema político en Ecuador. Es la solidez adquirida en la disciplina académica lo que informa todas las actividades de nuestra empresa. Y, como cada una de ellas está precedida por una mirada etnográfica, el resultado es antropología por otros medios. Que este tipo de antropología sea apreciado por el mundo del arte y no por el académico, sin embargo, nos deja en un limbo teórico y metodológico que es disfrutado sobremanera, especialmente después de un par de tequilas. Tanto limbo cuanto tequilas dejan al Presidente, sin embargo, en la penosa tarea de enseñar a las nuevas generaciones y fungir como profesor universitario para financiar los proyectos de Full Dollar. Esta es la parte nada glamorosa de nuestras actividades, pero tiene sus ventajas, entre ellas familiarizar a los estudiantes con el giro de los giros etnográfico y textual, y, paralelamente, coquetear con muñecas de veinte años.

Antropología por otros medios?

Nada más y nada menos. Nuestra trayectoria es la siguiente. Nuestras primeras investigaciones fueron sobre temas de marginalidad y de tráfico de drogas y violencia. La noción de traficante, ahora aplicada por la Corporación hacia el mundo del arte, es una consecuencia lógica de las experiencias de trabajo de campo en Ecuador y, luego, en los tardíos noventas en Nueva York. Así como los traficantes deben acumular un tipo de capital simbólico basado en el manejo de los códigos de la ilegalidad y la violencia, incluyendo un tipo de lenguaje verbal y gestual, así también Full Dollar importa una mirada etnográfica y la proyecta con sus intervenciones al mundo del arte. Por ejemplo, el proyecto que la institución estará desarrollando en San José de Costa Rica entre noviembre y diciembre de 2006 es primordialmente una suerte de etnografía.

Podría describirnos su método de trabajo?

El Presidente llega a una de las suites ejecutivas, establece contacto con personajes claves en posiciones gerenciales y/o administrativas dentro de la institución hotelera, esboza el proyecto, establece una red de informantes calificados en distintas posiciones dentro del organigrama del hotel, comunica el interés por considerar la estética del lugar como una fuente de reflexión sobre los gustos de los propios empleados, promueve a que estos últimos participen seleccionando los cuadros que cuelgan de las paredes del hotel, recorre cuarto por cuarto, piso por piso, spa por spa para tener una idea de los sentidos de coleccionismo institucional, finalmente trafica estos cuadros, con la venia de una institución prestigiosa dentro del arte contemporáneo, hacia otros espacios. Reinscribe así tanto objetos cuanto memorias y sentidos de estética en otros ámbitos. Desde esta perspectiva, lo que interesa no es la dimensión estética de las cosas estrictamente hablando sino la relación que se establecen entre personas y objetos. De hecho, una condición que podría ser desafortunada para alguien que se acerque al proyecto con ojos desde el arte solamente, por ejemplo el descubrimiento de que el 98% de las habitaciones del hotel tienen la reproducción de un mismo cuadro como único objeto decorativo, se convierte en un tema de diálogo para aquellos empleados que han visualizado esta condición y también para aquellos que no lo han hecho.

Visibilidad e invisibilidad son significativos, desde la mirada antropológica de su empresa?

Originalidad y serialidad pesan exactamente lo mismo como dato etnográfico. El resultado es una exhibición que combina ambas dimensiones como resultado de una interacción en una comunidad dada por un periodo determinado. Es una forma de antropología, solamente que en esta ocasión el trabajo de campo tiene lugar dentro de un edificio con 87 habitaciones para hospedaje. Por supuesto que las relaciones de poder también se hallan presentes en dicho intercambio, como en toda etnografía. Lo están al interior y al exterior de la comunidad. Al interior puesto que el Presidente es un huésped y debe interactuar con empleados, sirvientes de alguna manera, y dicha interacción va precedida por una identidad como “artista”, dicha identidad, sin embargo, es más comprensible para la gente que la de antropólogo y probablemente más fácilmente aceptada también. Al exterior porque ya llega a la comunidad como parte de una iniciativa colectiva desde el arte, con financiamientos internacionales, instituciones bien situadas y que se hallan a la búsqueda de promover varias formas de tráfico dentro del arte contemporáneo y de catalizar o contrastar iniciativas regionales que apuntan hacia una crítica de los lugares comunes sobre identidad cultural y desarrollo urbano. Como en la vida real, aquí no hay nada de ingenuidad. Pero el hecho de trafiquen bienes y personas que regularmente son excluídas por el sistema del arte en distintas locaciones, ayuda a que los criterios de autoridad sobre los que se sostienen ciertas prácticas sean eficazmente visibilizados. Otros datos en el proceso quedan, por supuesto, excluidos y alimentarán en algún momento reflexiones bajo formatos más académicos. Por ejemplo, las conversaciones que tienen lugar en el lobby sobre consumo global de prostitución por parte de huéspedes anglosajones recuerdan que el proceso etnográfico en un hotel a ratos dejan al antropólogo al borde de mimetizarse en el personaje principal de la película The Shining. La ventaja, sin embargo, es que el Presidente no ha sido contratado para producir una monografía o un artículo sobre interacción social en un hotel cinco estrellas sino para hablar, ver y presentar con la autoridad que le confiere esta invitación ciertos fragmentos de la vida social en un hotel de San José en un momento dado.

Para entender a cabalidad la compleja agenda de su empresa, cómo traficar exitosamente historias, objetos y personas y cómo provocar tipos renovados de interacción social?

Simple. Siguiendo el principio de la mejor antropología: producir conocimientos nóveles, que puedan sorprender al otro en el sentido de descubrir algo nuevo para su mirada sobre las cosas, y, durante ese proceso sorprender a la sociedad desde la cual uno mira lo que convenimos en llamar “la realidad social” de ese otro. Tanto lo que los empleados dicen y hacen como la colección de objetos con las que se relacionan o no cotidianamente sirven para brindar una nueva mirada sobre ellos, y sobre “nosotros”, aquellos que fuimos invitados para Estrecho Dudoso y aquellos que consumen formas de arte contemporáneo.

Cómo se conjugan los ideales empresariales con el proyecto de la Galería Full Dollar en San José?

Los tres proyectos de instalación que tenemos en San José apuntan a ello. El primero, en los bajos del propio Hotel Clarion, que gentilmente está colaborando con Full Dollar, documenta los resultados del mismo proceso pero en un hotel en México, DF, con la finalidad de dar cuenta precisamente de un proceso de investigación e interacción que ocurre bajo los mismos parámetros metodológicos. Allí se ha recreado una sala de estar siguiendo el estilo propio del hotel y se exhibirán los cuadros más significativos desde la perspectiva de un número seleccionado de informantes calificados, osea de empleados del hotel. El segundo, en un parqueadero público recoge el sentido serial pero también significativo y particular de la colección de cuadros de cuartos de hotel. El parqueadero sirve como nuevo patrimonio arquitectónico que tipifica a la gentrificación de los centros históricos en distintos sitios, y, por ello, nos permite también hacer un comentario sobre el espacio urbano. El tercero, en el aula de una escuela promueve la lectura de la idea de tráficos a partir de pinturas hechas por un vendedor ambulante en Ecuador sobre la vida que adquirirían sus propias pinturas, también originalmente de paisajes genéricos como las del hotel en México, al ser exhibidas en algún lugar en Costa Rica. En todos estos tres lugares los ambulantes son los principales perseguidos por la limpieza sociológica que acompaña a los procesos de renovación urbana. Al haber sido pensadas estas últimas pinturas como series de láminas escolares, se espera que cumplan algún tipo de ejercicio pedagógico sobre el conjunto de estos proyectos. En la medida en que interpretan adicionalmente el diálogo entre el etnógrafo y el ambulante, sirven también como metacomentario sobre nuestros métodos y sus límites.

This slideshow requires JavaScript.

LINKS:

http://www.latinart.com/spanish/faview.cfm?id=963

http://www.latinart.com/faview.cfm?id=962

Knock, knock, House Keeping …

[1] Nótese que aquí el Presidente hace alusión a Ecuador para confirmar la locación principal de las intervenciones corporativas para audiencias todavía ignaras sobre su trayectoria. La referencia más precisa, sin embargo, alude a la estrategia implantada por distintas damas de la sociedad enquistadas en puestos directivos de museos y centros culturales, de aquellas que han hecho carrera de sus tés y reproducciones seriales de las Venus de Valdivia, ridículo nombre aplicado a figuras femeninas prehispánicas de la costa ecuatoriana que denota a cabalidad las bondades del colonialismo y, adicionalmente, una obsesión por desvirtuar la multiplicidad de posibilidades sexuales que fueron sancionadas positivamente entre las sociedades originarias creando, así, la ilusión de un pasado tanto heterosexual cuanto griego. (Esta nota podría ser atribuida a un arqueólogo gay o, por lo menos, familiarizado con queer y cultural studies tal como estas disciplinas se enseñan en la academia norteamericana, n. del t.)
[2] Aquí el Presidente alude a las tesis de Walter Benjamin sobre el valor de culto de la imagen, extendiéndolas hacia la economía política del arte en su conjunto. Parecería insinuar con este movimiento que el aura es aquello que se cultiva dentro y en cada una de las microprácticas del arte, explotando simultáneamente el status adquirido por éste en la posmodernidad. El poder aurático, por lo tanto, residiría tanto en el objeto cuanto en los discursos y prácticas que ubican dicho objeto y sus autores como un referente artístico. La mayoría de los estudiosos hasta ahora han aceptado que la propia persona pública del Presidente es una extensión de su práctica como artista –algunos acotan que se trata de una creación en todo el sentido de la palabra, la misma que tendría un linaje en las prácticas de doblaje dentro de la propia historia del arte. Otros ven una clara influencia warholesca en ello. Ambas escuelas de pensamiento podrían estar profundamente equivocadas, no obstante, puesto que olvidan una de las principales premisas de Full Dollar: que se trata de un proyecto antropológico y no artístico.
[3] Se trata sin duda de una sentencia rica, saturada de referencias esotéricas y que denota la posición crítica de Full Dollar en todo su esplendor. La Capilla del Hombre es el autohomenaje del pintor indigenista más connotado de Ecuador, Guayasamín, el control de cuyo legado supuso una lucha intestina entre diversos herederos. El Presidente aborrece el conjunto de su obra, a la que se ha referido en más de un cocktail como “la estetización de la miseria indígena trasvestida de conciencia revolucionaria, socialdemócrata y conservadora por igual, realizada, a su vez, por un mago del trasvestismo étnico”. Esta afirmación, a su vez, guarda relación con su crítica a la antropología andeanista y el énfasis histórico de la disciplina en la ecuación entre identidad cultural y etnicidad en desmedro del estudio de los conglomerados urbanos. La Casa de la Cultura, bueno, es la Casa de la Cultura. La alusión al Ministerio de Educación guarda relación con la aprobación oficial en 2006 para difundir publicaciones de problemático contenido racista como materiales pedagógicos sobre formación ciudadana. Finalmente, la referencia al salvataje bancario nos remite a la bancarrota masiva del sistema financiero datada a fines de los noventas y al interés manifestado públicamente por parte del Estado por comprar las colecciones (basura) dejadas por los distintos bancos a precios de patrimonio invalorable con la finalidad de consolidar las deudas de los empresarios privados. La dolarización del país desde esa época fue consecuencia directa de la crisis bancaria y el masivo flujo de capitales. El nombre de la Corporación, por lo tanto, debe ser interpretado no como un hecho azaroso sino como una alusión histórica que tiene un horizonte muy cercano.
[4] La conciencia social del Presidente se halla aquí patente. En este punto se refiere a un gigantesco proyecto para establecer un puerto en la zona costera de influencia de Guayaquil con la finalidad de constituirse en un supuesto puente de enlace para los mercados asiáticos en Sudamérica. El pequeño detalle que olvida esta iniciativa municipal es que a poca distancia en la costa ecuatoriana, en el puerto de Manta, se proyecta otro de similares características pero con notables ventajas técnicas, para no mencionar la potencial ampliación del histórico Canal de Panamá que tiene la misma finalidad y cuya posición estratégica ha sido históricamente probada. La sede de artistas en residencia es accesible solamente para quienes conjugan o amplían el espectro de trabajo de Full Dollar y la protección solar sugerida para aquellos es de 4.
[5] La referencia es al proceso de renovación urbana en Guayaquil implementado desde hace más de un lustro, siendo éste un tema privilegiado de intervención por parte de Full Dollar. Para su realización, la Municipalidad opera creando fundaciones privadas que se benefician de los impuestos ciudadanos y de escasos mecanismos de contabilidad. En la práctica tales fundaciones tienen potestad para administrar el espacio público como si fuese privado. De hecho, los malecones creados despliegan rótulos en los que se establecen derechos de admisión. Las prácticas de contratación de las empresas constructoras hacen uso de tercerizadoras que, excepcionalmente, se preocupan de los beneficios sociales y la protección industrial de sus empleados y obreros.
[6] En Ecuador, la evasión de impuestos es enormemente valorada culturalmente, al punto de que uno de los candidatos a presidente del país, y su más grande empresario, sea presuntamente también el mayor evasor. Como antropólogo, el Presidente sin duda es sensible a la profunda interconexión entre diferentes universos simbólicos y a las particularidades que ella adquiere en una república bananera.
[7] La categoría nativa “sufridores” muestra el elocuente manejo del universo linguístico local por parte del Presidente para referirse a sus detractores como gente básicamente envidiosa. Este párrafo, sin embargo, requiere algo más que deslumbramiento sobre sus conocimientos etnográficos, de hecho demanda una comprensión de la más amplia producción intelectual del Presidente. En algunos artículos de su autoría ha criticado a los estudios culturales, a las ciencias políticas y a las teorías del discurso y reivindicado una bandera etnográfica y de economía política para el estudio de los hechos sociales.
[8] El Servicio de Rentas Interno (SRI) es la única instancia en la que los ciudadanos ecuatorianos se sienten partícipes de las ilusiones de la democracia en uno de los países más corruptos de la galaxia, esto es al momento de pagar sus impuestos. El Presidente aquí alude a la mutación constante sufrida por el slogan original de su empresa: “Capital Privado al Servicio del Arte Contemporáneo y la Limpieza Sociológica” con la finalidad de brindar pistas a los críticos de arte sobre los distintos tentáculos ideológicos de Full Dollar. La combinación de slogans religiosos y/o de programas televisivos plantea una tarea de decodificación que abruma a más de uno de ellos. Tomemos, por ejemplo, el “Pare de Sufrir! Por el Arte Contemporáneo”. La escuela fundamentalista de interpretación ve en esta parodia una estrecha vinculación entre el ateismo profeso del Presidente y una iglesia con pintorescos pastores brasileños que se halla extendida en todo Latinoamérica y que se encarga de promover “oraciones fuertes” (no mamen). De acuerdo a esta perspectiva, el Presidente estaría reaccionando a la expansión de religiones filo evangelistas en el contexto guayaquileño. Sin embargo, esta posición podría insinuar que el Presidente guarda una cierta nostalgia por el espacio gradualmente perdido por la Iglesia Católica, lo cual resulta difícil de sostener si se considera el conjunto de su obra escrita. La crítica de arte, no obstante, ha releído este slogan en términos de la literalidad de su mensaje en un contexto de gestión cultural harto aldeano, como es el de Guayaquil. Haciendo juego a la reacción contra el arte contemporáneo por parte de las reaccionarias instituciones públicas del medio, Full Dollar habría elaborado una ironía circular, un “boomerang subliminal” para citar sus propias palabras, tendiente a desvirtuar las posiciones más tradicionalistas. Quienes sospechan de las buenas intenciones de esta empresa dentro de los circuitos del arte contemporáneo, a su vez, sostienen que se trata de una alusión a las pretensiones esnobistas del mismo. Esta es una crítica que cae por su propio peso, de hecho una de las exigencias del Presidente para aceptar una invitación internacional es ser hospedado en las suites ejecutivas del hotel a donde vaya. Esta característica, lejos de ser parte de un performance público, es una condición sine qua non para hacer presencia en foros internacionales de la manera más cómoda posible, tal como lo atestiguan las curadoras y el equipo de logística de Teor/ética en San José durante la estadía para el evento Estrecho Dudoso, para citar un ejemplo. Adicionalmente, célebres son los escándalos propiciados por el Presidente para propagar este hecho entre colegas que, habiendo participado del mismo encuentro, fueron alojados en habitaciones bastante menos glamorosas. De hecho, Manfred, Diego y Alejandro, empleados del Hotel Clarion, pueden dar cuenta fehaciente de estos hechos durante la estadía del Presidente entre noviembre y diciembre de 2006.
[9] Uno de los libros de cabecera del Presidente y que ha sido citado en sus publicaciones académicas sobre el tema de masculinidades es Bodies that Matter, de la filósofa posestructuralista Judith Butler. Entendiendo al sistema de género como performance en el sentido discutido por esta autora, osea como una norma que es citada mandatoriamente sin llegar a su total realización, el Presidente proyecta concientemente una imagen que podría ser fácilmente percibida como machista. De hecho, lo que hace es nutrirse de los peores rasgos atribuidos a tal etiqueta con la finalidad de enfatizar su carácter socialmente construido y de mascarada pública. (Esta es una nota de pie de página que no puede dejar de ser leída para quienes han acusado al Presidente de utilizar una narrativa sexista, por supuesto que lo hace pero para mofarse de ella, you fools…). Lo propio para sus ridiculizaciones sobre el tema indígena al cual se alude a continuación en la entrevista.
[10] Aquí encontramos una pista definitivamente antropológica en el lenguaje utilizado por el Presidente. “Longueada” alude a la categoría nativa de “longo”, utilizada despectivamente para denotar cualquier cercanía con el mundo indígena. La postal en referencia circula desde el año 2001, tuvo una impresión de 3000 ejemplares y fue comercializada en Guayaquil en los tradicionales puestos de venta de tarjetas y estampillas que existían antes en los alrededores del Correo Central, en las Islas Galápagos en un par de tiendas turísticas, y en Otavalo en un hotel local. Claramente, los puntos de venta fueron producto de decisiones cuidadosamente tomadas por el Departamento de Mercadeo de la empresa. Galápagos y Otavalo son las mayores atracciones turísticas de Ecuador. El texto de la postal en la que se ve al Presidente retratado con dos trenzas reza literalmente “Indio Feliz en la Epoca del Ecuador Multicultural. Tribu Desconocida, Probably Mestizo”. Quizás encierre esta iniciativa una referencia a las obras del connotado artista Chicano Guillermo Gómez-Peña, quizás no. Algunos teóricos sostienen que se debe, en su lugar, a Coco Fusco.
[11] Otavalo es el nicho del grupo Quichua más próspero de Ecuador, reconocido globalmente por sus artesanías y textiles, y el extraordinario éxito de sus hombres con las turistas.
[12] La cita literal de Chambers es: “uno de los proyectos críticos más depurados del medio, la Galería ‘Full Dollar’, cuyos boletines articulan en refinadas parodias situaciones de índole artística que apuntan a desestabilizar paradigmas culturales, sociales y principalmente las mismas políticas de regeneración urbana.” Resta añadir que el Presidente recontextualiza esta cita, de hecho la exagera, para hacerla encajar en sus propios propósitos institucionales. Dicha estrategia se enmarca en una serie más amplia de prácticas de apropiación que son una marca registrada de Full Dollar. Lo propio es aplicable para la cita de Pomares, puesto que ella se refiere a X. Andrade, el Presidente, como “exquisito” or “exquisit” más como una derivación de su nombre (se pronuncia Equis en castellano, n. del t.) que en alusión directa a su obra artística. No obstante, Alvarez ha confirmado, por lo menos oralmente, su profunda admiración –que raya en devoción– por todas y cada una de las actividades de Full Dollar.
[13] Aquí el Presidente abre una puerta a un panorama inédito: sus todavía nada documentados viajes por India y Sri Lanka a finales del siglo pasado y principios del presente. En este último país visitó por un periodo todavía indeterminado un monasterio budista en el 2001. Siendo ubicado en el pabellón de los extranjeros, conoció a un monje macedonio y a un speed-freak londinense, quienes lo ayudaron con sus conversaciones cotidianas a hacer divertida y pasable la, de otra manera, silenciosa e insoportable, práctica de meditación vipassana. Su estadía en el monasterio, dicen, terminó con un intento de asesinato por parte del monje encargado de supervigiliar el silencio en dicho pabellón en contra de la figura del asceta Presidente. El subtexto de esta frase, no obstante, debe también verse en relación a las lecturas presidenciales de Slavoj Zizek, especialmente de su “From Western Marxism to Western Buddhism”, Cabinet 2: 33-36. Zizek plantea que la popularidad contemporánea del budismo en Occidente funciona como el suplemento ideológico del capitalismo tardío. La ironía de este autor, sin embargo, se queda corta frente a la del Presidente. Cortísima.
[14] DPM es efectivamente la galería más reputada en Ecuador. Desde mediados del 2006, Full Dollar estableció un proyecto interinstitucional –Zona de Tráfico– que consiste en la realización de un evento mensual tendiente a la discusión multidisciplinaria sobre temas de visualidad.
[15] Se ha llegado a la conclusión de que la constante alusión al alcohol en diferentes escritos y actividades de Full Dollar son una pista falsa. El Presidente no hace uso de bebidas con contenido alcohólico. Sin embargo, se puede aventurar una lectura alternativa, que trascienda la pura provocación que suscitan tales referencias. En su pasado como antropólogo de las economías ilícitas debió lidiar con la presencia de sustancias tóxicas de distinta naturaleza, testimonio de ello es un sistemático diario de campo cuya autoría se le atribuye aunque no existan pruebas fehacientes de ello. No obstante, nadie ha visto ebrio al Presidente, por lo menos en la última semana.
[16] Cierto. Aunque existe un video que documenta una instalación realizada haciendo uso de los cuadros de un hotel en México, DF. Hacia el final del mismo, de 22 mins. de duración aproximadamente, aparece alguien que asemeja al Presidente describiendo dicho proyecto, no obstante nunca se observa el rostro completo. Investigadores especializados en la obra de Al Qaeda han señalado que existe una línea directa entre la estética terrorista y la forma en que se halla enmarcado nuestro personaje en el referido video. Esta observación añade otra influencia relevante para la comprensión del lenguaje estético de Full Dollar, linaje que incluyen a personajes tan dispares como Duchamp, Ruben Bonet y Manuel Antonio Noriega. Por otro lado, es posible que la fragmentariedad del rostro expuesto guarde relación con su proverbial cuidado de la intimidad frente a los excesos de la exposición mediática.
[17] Hace un par de años, tal obra fue efectivamente eregida en Guayaquil siguiendo los procedimientos detallados por el Presidente en este párrafo. La apropiación de la misma guarda relación con una mirada etnográfica que se nutre de las más diversas influencias, incluyendo los mamotretos instalados en la vía pública con la venia de museos y municipalidades, y que cuentan con la bendición de las conexiones políticas y de parentesco con las autoridades locales. Sin embargo, quienes han visto en este tipo de estrategias un simple ejercicio de toma de posición política por parte de Full Dollar pecan de ingenuos. La apropiación es una constante en las actividades corporativas. Desde sus propios orígenes: el logo corresponde a una antigua tienda de teléfonos monederos, la locación original era un espacio abandonado, los transeúntes que “asistieron” a la inauguración del mismo fueron paseantes espontáneos que coincidencialmente aparecieron por las premisas, el tipo de edificios que han sido glorificados tales como hoteles que, de otra manera, serían genéricos, los sentidos de gusto y apreciación estética de gente común que han sido proyectados dentro del sistema del arte a través de curadurías improvisadas, cuadros de hotel exhibidos en galerías ad-hoc, objetos utilitarios tales como una camisa convertida en un museo portátil y justificados teóricamente a partir de artículos escritos sobre Duchamp, adoquines vandalizados de las calles de la renovación urbana en Guayaquil presentados como obras escultóricas únicas, vendedores ambulantes, e ideas antropológicas circulando en el arte y viceversa. Es en este sentido como se debe entender la aserción presidencial: “Full Dollar es Full Apropiación” (n. del t.).
[18] Evidencias de estas apropiaciones han sido documentadas ampliamente en la página web institucional. Una pista para las críticas de arte, sin embargo, es en este punto bienvenida: La cabal comprensión de estas prácticas es solo posible en conexión con las ideas de “tráfico” que se detallan en la primera parte de esta misma entrevista.
[19] Su primer artículo publicado en un journal especializado data del año 1984, esto es a la temprana edad de 20 años, sobre el lenguaje de una comunidad de marihuaneros que curiosamente resemblaba al de sus propios amigotes. En el ya se prefiguran desarrollos ulteriores alucinantes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

El Presidente

Exclusive Image of our Chairman for life

Full Dollar está compuesto por su Presidente Vitalicio y dos perros callejeros de apariencia similar, dudosa condición étnica y carentes de nombre alguno, un detalle que sirve para subrayar la distancia insalvable que es inherente a la estructura jerárquica entre el Presidente y el resto de los miembros del Board of Directors.

Visitas

%d bloggers like this: